La Matemática en Mesopotamia

La matemática, entendida como disciplina racional bien organizada e independiente, no existía antes de los griegos de la época clásica, que va más o menos del 600 al 300 a. C. Hubo, sin embargo, algunas civilizaciones anteriores en las que se desarrollaron los orígenes o rudimentos primarios de la matemática. Las aplicaciones de la matemática en estas civilizaciones primitivas se limitaron a cálculos comerciales muy sencillos, al cálculo aproximado de áreas de campos, a la decoración geométrica de la cerámica, al diseño de dibujos para reproducirlos repetidamente en tejidos, y al registro y medida del tiempo.

Hasta que llegamos a la matemática de los babilonios y de los egipcios de hacia el año 3000 a. C., no encontramos ningún otro progreso matemático. Desde que los pueblos primitivos decidieron establecerse sedentariamente en una zona concreta, construyendo viviendas y dedicándose a la agricultura y a la domesticación de animales hacia el año 10.000 a. C., podemos ver lo lentamente que fue dando sus primeros pasos la matemática más elemental.

Los babilonios fueron los primeros en contribuir al desarrollo de las corrientes centrales de la matemática. El adjetivo babilónico se aplica a los pueblos que ocuparon la región conocida como Mesopotamia y que hoy forma parte del estado de Irak.

Las evidencias más tempranas de matemáticas escritas datan de los antiguos sumerios, que constituyeron la primera civilización en Mesopotamia. Los sumerios desarrollaron un sistema complejo de metrología desde el 3000 a. C., escribieron tablas de multiplicar en tablillas de arcilla y trataron ejercicios geométricos y problemas de división. Hacia el 2.500 a. C. fueron dominados políticamente por los acacios y ambas culturas se fusionaron. La aritmética alcanzó su más alto grado de desarrollo en este período.

La principal fuente de información que tenemos sobre la civilización y la matemática babilónica la constituyen los textos grabados en más de 400 tablillas de arcilla desveladas desde 1850. Labradas en escritura cuneiforme, las tablillas fueron grabadas mientras la arcilla estaba húmeda y cocidas posteriormente en un horno o secadas al sol.

La mayoría de las tablillas de arcilla recuperadas datan del 1800 al 1600 a. C. y abarcan tópicos que incluyen fracciones, álgebra y ecuaciones cuadráticas y cúbicas. Las tablillas también incluyen tablas de multiplicar y métodos para resolver ecuaciones lineales y ecuaciones cuadráticas. Las matemáticas babilónicas fueron escritas usando un sistema de numeración sexagesimal (base 60). De ahí se deriva la división de un minuto en 60 segundos y de una hora en 60 minutos, así como la de un círculo en 360 (60 × 6) grados y las subdivisiones sexagesimales de esta unidad de medida de ángulos en minutos y segundos. También, a diferencia de los egipcios, griegos y romanos, los babilonios tenían un verdadero sistema de numeración posicional, donde los dígitos escritos a la izquierda representaban valores de orden superior, como en nuestro actual sistema decimal de numeración.

Aunque resolvieron mediante procedimientos sistemáticos correctos, ecuaciones bastante complicadas, su aritmética y álgebra son muy elementales y no llegaron a alcanzar el concepto de demostración, ni la idea de una estructura lógica basada en principios.

Acerca de matematicasvalledeljerte

Mª Isabel Miranda Rodríguez. Departamento de Matemáticas, IES "Valle del Jerte".
Esta entrada fue publicada en Historia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s